Velocidad de carga web: razones por las que tu página web puede ir lenta

Mejorar la velocidad de carga de una web lenta

Una buena velocidad de carga web es un factor fundamental para que una página web tenga éxito. A nadie le gusta esperar y mucho menos perder el tiempo esperando a que la información que busca aparezca en pantalla. Si no quieres perder visitas o ventas en tu comercio electrónico, es muy importante que te asegures de que tu web carga lo más rápido posible.

Una velocidad de carga lenta puede deberse a muchos factores: desde un hosting web ineficiente hasta problemas con las imágenes o la programación de la plataforma. ¿Te gustaría saber cómo mejorar la velocidad de carga de tu web? A continuación recopilamos algunos elementos que influyen en el rendimiento y la velocidad de carga de una página web.

Razones por las que tu página web puede tardar en cargar

Velocidad de disco insuficiente

La velocidad de carga puede empeorar si la velocidad de disco es insuficiente. El volumen de datos que forman parte de la web, el tamaño de los ficheros o el número de veces que la base de datos accede a disco pueden hacer que la velocidad de carga disminuya.

Para evitar esto, es importante dimensionar correctamente la capacidad de IOPS (número total de operaciones de entrada/salida). Para este propósito, en Stackscale ofrecemos diferentes opciones de almacenamiento en red centralizado —desde Archive, para backups, hasta Flash Premium con un mínimo de 6.000 IOPS por TB garantizados—.

Hosting compartido o Cloud Público

El tipo de alojamiento es probablemente uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta. Al alojar un proyecto en un servidor compartido, el rendimiento dependerá de la carga del resto de páginas web alojadas en ese mismo servidor. 

Si el rendimiento que proporciona no es el deseado, hay que plantearse dar el salto a un servidor dedicado. Ya que en un servidor dedicado todos los recursos de la máquina estarían únicamente a disposición de tu empresa. Lo más aconsejable es empezar a utilizar un servicio en la nube de uso exclusivo.

En el caso de las soluciones de Cloud Público, a veces es posible encontrarse con el problema de la sobresuscripción y los «vecinos ruidosos», que puede llevar a desplegar más recursos de computación de los realmente necesarios. Por eso es importante que analices bien tus necesidades antes de elegir la solución cloud adecuada. En muchos casos es mejor garantizar los recursos disponibles con una buena solución de Cloud Privado.

Utilizar un servidor mal dimensionado

Cuando un servidor no da más de sí, lo más fácil es pensar en aumentar sus recursos para conseguir un mejor rendimiento. Sin embargo, esto no siempre es la mejor solución porque puedes llegar a un punto de inflexión en el que el rendimiento no mejore. Ante dicha situación, deberías plantear una arquitectura que permita el balanceo de cargas de los diferentes servicios.

Utilizar imágenes que no estén optimizadas para la web

Además de aspectos relacionados con el servidor, hay otros elementos menos técnicos que también influyen en la velocidad de carga de una web. Uno de los más importantes es el tamaño de las imágenes. 

Si utilizas imágenes sin optimizar con un peso elevado, estas tardarán una eternidad en cargarse —además de ocupar mucho espacio en el hosting—. Es importante optimizar todas las imágenes para conseguir una mejor velocidad de carga de la web.

No utilizar un sistema de caché

Todo el mundo ha escuchado hablar alguna vez sobre sistemas de caché, pero solo unos pocos suelen utilizarlos. La caché se puede definir como un acceso directo al contenido, que se encuentra almacenado de tal forma que se muestra más rápido que si se tuviera que hacer la petición al servidor. 

CMS como WordPress, Joomla o Prestashop disponen de módulos o plugins de cacheo que pueden mejorar considerablemente la velocidad de carga. También puedes instalar complementos de caché a nivel de servidor para un mejor rendimiento de la máquina.

Lentitud de red

Apostar por un proveedor de hosting que no disponga de enlaces a Internet con suficiente ancho de banda puede provocar que los usuarios no puedan acceder rápidamente a tu servicio. En general, los proveedores suelen contar con canales que ofrecen suficiente ancho de banda. No obstante, es una cuestión a tener en cuenta ante problemas de carga.

Por supuesto, también es muy importante la conexión de tus servidores dedicados o nodos en la red del ISP. Por ejemplo, en Stackscale todos nuestros nodos están conectados por enlaces de 2×10 G a la red para que nuestros clientes dispongan de ancho de banda suficiente.

Falta de optimización de consultas SQL

Las consultas a base de datos poco optimizadas también pueden empeorar la velocidad de carga web. Entre las múltiples razones por las que una consulta puede ir lenta, la falta de implementación de índices MySQL es una de las más habituales. 

Los índices permiten a los desarrolladores localizar de manera inmediata registros en las tablas SQL. Además, están especialmente orientados para hacer una búsqueda de elementos entre grandes cantidades de registros. Al no utilizar índices, MySQL demora muchísimo la devolución de los resultados ya que tiene que dedicar más tiempo a localizar la información.

No invertir en un administrador de sistemas

Por último pero no menos importante, queremos mencionar la importancia de contar con una buena administración de sistemas. La administración de sistemas es una inversión clave que puede hacer que crezcas sin límites o que te quedes estancado.

Al dar el salto a una infraestructura más compleja con VPS, servidores dedicados o soluciones cloud, hay que pensar muy seriamente en la administración de sistemas. La elección de un buen equipo de sysadmins te ayudará a definir la mejor arquitectura de sistemas. Si quieres que tu página web o eCommerce sea la más rápida para tus clientes —y para Google y su SEO—, asegúrate de contar con auténticos expertos en sistemas.

Cómo mejorar la velocidad de carga de tu web

Combina servicios para respuestas más rápidas

Cuando una página web crece y la velocidad de respuesta se ve afectada, puedes optar por la combinación de servicios para optimizar el rendimiento

Si utilizas como servidor web un Apache, puedes evaluar, cambiar y probar Nginx, porque podría ofrecer un mejor rendimiento. También puedes probar a poner un servidor de caché con Varnish por delante o incluso montar un pool de servidores de HAproxy para repartir cargas entre diferentes servidores web o de caché.

En cuanto a bases de datos, puedes usar MariaDB o MySQL, u optar por una estructura MySQL Cluster o Percona Cluster; para poder mejorar mucho el rendimiento de tus bases de datos.

Monitoriza el servidor y sus servicios

Contar con un servicio de monitorización de los parámetros de tu servidor dedicado y, por supuesto, de todos los servicios que estén levantados puede ayudarte a detectar el origen de los problemas de carga de tu aplicación web.

Existen multitud de servicios que pueden ayudar en esta tarea, como la monitorización 24×7 que ofrecemos desde Stackscale. Igualmente, también hay algunas soluciones que puedes desplegar ad hoc o contratar en proveedores especializados como New Relic.

Estos servicios de monitorización son capaces de enviar alertas por email, SMS, llamada de teléfono e incluso por Telegram o WhatsApp, ante la detección de cualquier valor anómalo del sistema o cuando una web se cae.

Si te ha gustado, compártelo en redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Servicios gestionados

Crece sin límites gracias a nuestros expertos en administración de sistemas.

DESCUBRIR MÁS

Conéctate a la revolución

Recibe noticias relacionadas con tecnologías Cloud, redes de última generación, sistemas altamente disponibles, almacenamiento de alto rendimiento, y otras soluciones y novedades relacionadas que puedan ser de tu interés.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.