Cloud computing: la guía definitiva (2022)

Guía definitiva sobre cloud computing 2022

El cloud computing es mucho más que una tendencia actualmente. La computación en la nube se ha convertido en parte de nuestro día a día, tanto en las empresas como en lo personal.

Esta guía sobre cloud computing tiene como objetivo cubrir los aspectos más importantes de este modelo de distribución de servicios de TI. Así como algunas tendencias que están estrechamente relacionadas con su evolución.

Capítulo 1: ¿Qué es el cloud computing?

El cloud computing o computación en la nube es un modelo de distribución de servicios y recursos de computación a través de Internet —desde aplicaciones a recursos de almacenamiento, redes y capacidad de procesamiento—. Está basado en un modelo de pago por uso, bajo demanda. Al optar por una solución de cloud computing, los datos, aplicaciones y cargas de trabajo se mueven de un centro de datos on-premise a un centro de datos remoto gestionado por un proveedor de servicios.

Adopción cloud en el mundo

La adopción del cloud a nivel mundial está en torno al 90 %, según el informe The Cloud in 2021: Adoption Continues de O’Reilly. Este informe está basado en una encuesta llevada a cabo por O’Reilly entre los suscriptores a sus newsletters de programación e infraestructura y operaciones. Así que, aunque las respuestas representan a organizaciones de todos los continentes (a excepción de la Antártica), el porcentaje de adopción cloud en el mundo es difícil de estimar.

Adopción cloud en Europa

Adopción del cloud computing en la UE en 2021

El índice de adopción cloud varía considerablemente entre países. En lo que respecta a 2021, por un lado, Suecia (75 %), Finlandia (75 %), Países Bajos (65 %) y Dinamarca (65 %) lideran la adopción del cloud computing en empresas de la Unión Europea. Por otro lado, Bulgaria (13 %), Rumanía (14 %) y Grecia (22 %) son los países con el índice de adopción cloud más bajo. En el caso de Islandia, como se aprecia en el gráfico anterior, no hay datos disponibles.

Capítulo 2: Tipos de cloud

Al migrar a la nube no hay un tipo de cloud que sea idóneo para todos los negocios. Cada tipo de cloud ofrece diferentes ventajas. Así que el modelo adecuado para una organización dependerá significativamente de sus necesidades y objetivos.

Cloud privada o nube privada

El cloud privado o nube privada es un modelo de despliegue de cloud computing en el que el entorno y los recursos de computación son de uso exclusivo del cliente. Por eso es el tipo de cloud más común para aplicaciones y datos de misión crítica que requieren estrictos requisitos de rendimiento, disponibilidad y seguridad.

Los entornos de nube privada permiten a las empresas olvidarse de la gestión de los servidores bare-metal y agilizar los procesos de provisión y despliegue. Además, optar por un Cloud Privado alojado en un centro de datos especializado aporta mucho más valor y ventajas a las empresas.

Cloud pública o nube pública

El cloud público o nube pública es un modelo de despliegue de cloud computing en el que los recursos de computación son compartidos entre varios clientes. Los entornos de Cloud Público son conocidos por ser extremadamente flexibles y escalables, pero al funcionar sobre una infraestructura compartida con más clientes tienen ciertas desventajas respecto a las soluciones cloud dedicadas.

En algunos casos, el rendimiento se puede ver afectado negativamente por las actividades de vecinos ruidosos, a causa de la sobresuscripción de recursos. Además, al optar por un entorno de cloud público es muy importante llevar un control cuidadoso de los recursos contratados.

Cloud híbrida o nube híbrida

El cloud híbrido o nube híbrida es un modelo de despliegue cloud que combina recursos de computación públicos y privados. Las soluciones de cloud híbrido combinen los dos tipos de cloud anteriores: la nube privada para datos y aplicaciones de misión crítica y la nube pública para asumir picos de demanda puntuales.

Garantizar una buena interoperabilidad entre ambos entornos es esencial en una solución de cloud híbrida para que la gestión sea ágil y eficiente.

Multicloud o multinube

El Multicloud o la multinube es un modelo de despliegue en el que se combinan servicios en la nube —privados y públicos— de varios proveedores de servicios cloud. Esto puede ser especialmente interesante para proyectos de gran tamaño y complejidad, pero también exige un gran nivel de gestión y seguridad. Sin embargo, al igual que en las soluciones de cloud híbrido, garantizar la interoperabilidad entre los entornos es esencial para que la gestión sea ágil y eficiente.

Al optar por un enfoque multinube, una de las soluciones se puede usar, por ejemplo, como infraestructura reservada para Disaster Recovery.

Capítulo 3: Modelos de servicio cloud

Cada modelo de servicio en la nube cubre diferentes necesidades de usuarios y empresas, y proporciona un nivel diferente de control, seguridad y escalabilidad.

Modelos de servicio cloud: SaaS, PaaS e IaaS

IaaS | Infraestructura como servicio

El modelo de servicio cloud IaaS consiste en proveer y gestionar recursos de computación por Internet; como servidores, almacenamiento, redes y virtualización. La infraestructura como servicio proporciona la tecnología y la capacidad de los centros de datos de alto nivel sin realizar una inversión de capital considerable en equipamiento IT.

Este modelo de servicio cloud permite a las empresas comprar recursos de computación bajo demanda, en lugar de comprar su propio hardware. Esto reduce los costes de configuración, gestión y mantenimiento, e incrementa la eficiencia, la escalabilidad, la redundancia y la seguridad.

Gestionado por el cliente en el modelo IaaS

Gestionado por el proveedor en el modelo IaaS

Aplicaciones

Servidores

Datos

Almacenamiento

Tiempo de ejecución

Equipos de red

Middleware

Virtualización*

OS

 

Virtualización*

 

*La virtualización puede ser gestionada tanto por el cliente como por el proveedor de servicios cloud, dependiendo de la solución.

PaaS | Plataforma como servicio

El modelo de servicio cloud PaaS proporciona un entorno de desarrollo listo para usar, en el que los desarrolladores pueden centrarse en escribir y ejecutar código de calidad para crear aplicaciones personalizadas.

La plataforma como servicio permite a los desarrolladores construir aplicaciones escalables y altamente disponibles, sin preocuparse del sistema operativo, el almacenamiento o las actualizaciones. Proporciona un espacio de trabajo que los desarrolladores pueden usar para desarrollar, gestionar, distribuir y testear sus aplicaciones de software.

Gestionado por el cliente en el modelo PaaS

Gestionado por el proveedor en el modelo PaaS

Aplicaciones

Tiempo de ejecución

Datos

Middleware

 

OS

 

Virtualización

 

Servidores

 

Almacenamiento

 

Equipos de red

SaaS | Software como servicio

El modelo de servicio cloud consiste en distribuir aplicaciones en la nube a usuarios a través de Internet. El modelo SaaS es el más común, muchas empresas lo usan para construir sus negocios, ya que es fácil de desplegar, usar, gestionar y escalar

Los proveedores de cloud SaaS alojan las aplicaciones en su red y los usuarios acceden a ellas desde diferentes dispositivos, mediante un buscador o una aplicación. Las soluciones SaaS se ponen a disposición de los clientes con un modelo de pago por suscripción o compra.

XaaS | Cualquier cosa como servicio

El término «XaaS» se usa para hacer referencia a la distribución de cualquier producto, herramienta o tecnología como servicio. IaaS, PaaS y SaaS son los principales modelos de servicio cloud, pero hay muchos otros productos y soluciones que se ofrecen como servicio hoy en día. Por ejemplo:

  • BMaaS o Bare Metal como servicio —también conocido como MaaS o Metal como servicio—.
  • DRaaS o Disaster Recovery como servicio.
  • BaaS o Backup como servicio.

Capítulo 4: Estrategias de migración cloud

Las estrategias de migración a la nube se refieren generalmente a migrar aplicaciones, datos y cargas de trabajo desde una infraestructura y arquitectura on-premise. Aunque la migración también se puede llevar a cabo entre diferentes soluciones o tipos de cloud. Estas son las principales estrategias de migración a la nube:

Rehost o «Lift and Shift»

La estrategia de migración conocida como rehosting o «Lift and Shift» —«realojar» o «levantar y mover» en español— consiste en mover cargas de trabajo y aplicaciones a la nube manteniéndolas exactamente igual a como se encuentran en la infraestructura on-premise. En otras palabras, las empresas simplemente sacan las aplicaciones del centro de datos in-house y las trasladan a un entorno cloud —ya sea Cloud Privado como el que proporcionamos en Stackscale o un cloud público—, sin realizar cambios significativos. 

Refactor o «Lift, Tinker and Shift»

La estrategia de migración conocida como refactoring o «Lift, Tinker and Shift» —«reconsiderar» o «levantar, remendar y mover» en español— consiste en adaptar parcialmente y optimizar aplicaciones para que se adecuen al entorno cloud. Sin embargo, sólo implica realizar algunos cambios y optimizaciones cloud, sin modificar la arquitectura principal.

Revisar

Esta estrategia de migración —conocida como «revising» en inglés— consiste en implementar grandes cambios en la arquitectura y el código de las aplicaciones y sistemas que se van a migrar al cloud. Su objetivo es poder aprovechar completamente los servicios disponibles en la nube —ya sea una nube privada o una nube pública—.

Reconstruir

Esta estrategia de migración —conocida como «rebuilding» en inglés— consiste en descartar y reemplazar el código existente. Al requerir una mayor inversión de tiempo y dinero, este enfoque solo se plantea cuando la solución existente ya no satisface las necesidades del negocio.

Reemplazar o cambiar de solución

Esta estrategia de migración —conocida como «repurchasing» o «replacing» en inglés— consiste en migrar a una solución o producto diferente. Al escoger este enfoque, simplemente los datos se suelen migrar a una aplicación de terceros ofrecida por un proveedor.

Migrar a otra solución cloud

Esta estrategia de migración —conocida como «cloud-to-cloud migration» en inglés— consiste en mover aplicaciones y cargas de trabajo de un proveedor cloud a otro. Ya sea porque las necesidades y objetivos de la empresa han cambiado y otro proveedor resulta más adecuado, o porque busca cambiar a otro tipo de cloud o a un modelo de servicio cloud diferente.

Capítulo 5: Tendencias en cloud computing

La adopción generalizada del cloud computing conlleva consigo muchos desarrollos e innovaciones en diferentes áreas como la seguridad y la conectividad. Veamos algunas de las tendencias que más están creciendo junto a la computación en la nube.

Edge computing

El edge computing es un paradigma de computación distribuida que consiste en acercar el almacenamiento de los datos y la computación al lugar en el que se generan los datos. Está estrechamente relacionado con las soluciones de CDN. El edge está en auge debido al crecimiento exponencial del número de dispositivos conectados que conlleva la Internet de las cosas.

Contenerización

La contenerización es una tendencia principal en el desarrollo de software y está cambiando el modo en el que los recursos se despliegan en la nube. Permite, por ejemplo, una mayor portabilidad entre diferentes soluciones cloud.

SD-WAN

SD-WAN es la abreviatura de Software-defined Wide Area Network (red WAN definida por software), un enfoque orientado al cloud para gestionar redes de tipo Wide Area Networks (WAN). Es una arquitectura virtual de red de área amplia diseñada para simplificar y optimizar la conectividad de red de las sucursales.

Zero Trust

Zero Trust o «confianza cero» es un método para diseñar e implementar sistemas IT basado en el principio de «no confiar nunca y verificar siempre» cada dispositivo. El modelo Zero Trust es muy recomendable para las organizaciones que cuentan con soluciones cloud y trabajan desde diversas ubicaciones.

Disaster Recovery

El cloud computing también ha hecho que las soluciones de Disaster Recovery o recuperación ante desastres sean accesibles para empresas de todos los tamaños. Un plan de Disaster Recovery es esencial para proteger los datos y funcionalidades de las organizaciones frente a cualquier contingencia que pudiera producirse.

Descarga la guía completa sobre cloud computing

Si te ha gustado, compártelo en redes sociales