La protección de datos y soberanía de datos en la economía digital

La protección de datos y soberanía de datos en la economía digital

La protección y privacidad de datos se ha convertido en un derecho esencial; dado el papel protagonista de los datos en la economía moderna. Esta es clave tanto para generar confianza como para crear valor añadido y, por ende, crecimiento. Esto ha hecho que se adopten medidas en torno a la soberanía de datos en todo el mundo a fin de proteger los datos de los ciudadanos. Aunque la gestión de datos no solo beneficia a los consumidores sino también a las empresas y naciones.

¿Qué es la soberanía de datos?

Mientras que la soberanía tecnológica es un término vago que puede portar a confusión, la soberanía de datos se refiere de forma específica a cuestiones relativas al dato en sí mismo. La soberanía de datos es un concepto que se refiere al hecho de que los datos que procesa una organización están sujetos a las leyes y regulaciones del país o región en el que están ubicados. De modo que las empresas deben cumplir con las regulaciones, normas y buenas prácticas de privacidad de datos de la ubicación en la que se encuentran o prestan servicios.

Este aspecto es importante a la hora de migrar a la nube. En Stackscale, los clientes saben dónde están alojados sus datos. Nuestra infraestructura y servicios cloud están ubicados dentro de la Unión Europea —actualmente contamos con centros de datos en Madrid y Ámsterdamy protegidos por sus regulaciones. Pero, en algunas soluciones cloud, los clientes no siempre saben dónde están físicamente ubicados los datos de sus aplicaciones.

Durante los últimos años, muchos gobiernos han aprobado leyes relativas a cómo se almacenan, protegen y usan los datos. No solo para proteger los datos de sus ciudadanos, sino también para evitar que otras naciones puedan obtenerlos. Ya que las regulaciones de datos también delimitan el modo en que los negocios y organizaciones pueden transferir datos personales al extranjero.

Leyes de soberanía de datos en la Unión Europea

A raíz del lanzamiento de su regulación principal en 2016, el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), la Unión Europea es líder en protección de datos a nivel mundial. A este le siguió el reglamento sobre la libre circulación de datos no personales (FFD) en 2018 y el Reglamento Europeo de Ciberseguridad y la Directiva sobre datos abiertos en 2019.

Reglamento General de Protección de datos (RGPD)

El RGPD unifica la regulación de la protección de datos dentro de la UE. Establece normas estrictas sobre cómo se deben almacenar, recolectar y procesar los datos personales de los ciudadanos de la UE; tanto dentro como fuera de la Unión Europea. Se aprobó en abril de 2016 y entró en vigor en mayo de 2018. Este reglamento reemplazó a la Directiva Europea de Protección de Datos de 1995.

El RGPD aplica tanto para los controladores de datos —organizaciones que usan servicios cloud que procesan datos de ciudadanos de la UE— como para procesadores de datos —organizaciones que proporcionan servicios cloud que procesan datos de ciudadanos de la UE—. Este reglamento, aunque flexible en algunos aspectos, aplica en todos los estados miembros de la UE y crea un marco común para la soberanía y la protección de datos dentro de la región.

Reglamento sobre la libre circulación de datos no personales (FFD)

El objetivo del reglamento sobre la libre circulación de datos no personales es impulsar los beneficios de la economía de datos. Está vigente desde mayo de 2019. El FFD contribuye a la creación de una economía digital competitiva dentro de la UE. Junto con el RGPD, busca garantizar el libre movimiento de datos no personales entre los estados miembros de la Unión Europea.

Reglamento Europeo de Ciberseguridad

El Reglamento Europeo de Ciberseguridad establece un marco de certificación de ciberseguridad en la UE para productos, servicios y procesos digitales. Además de fortalecer la Agencia de la Unión Europea para la Ciberseguridad (ENISA).

Directiva sobre datos abiertos

La Directiva sobre datos abiertos proporciona un marco legal común para facilitar la reutilización de la información del sector público. Además, tiene como objetivo poner los datos de alto valor a disposición para su reutilización y reforzar la transparencia. La directiva entró en vigor en julio de 2019.

La estrategia digital europea y el Mercado Único Digital

La estrategia digital de la UE se centra en los siguientes aspectos básicos para crear una economía digital fuerte y competitiva:

  • Impulsar el potencial de crecimiento de la economía digital, adoptando tecnologías que respeten los valores europeos.
  • Empoderar a los ciudadanos a tomar conciencia de cómo actúan e interactúan con los datos, tanto online como offline.
  • Construir una economía climáticamente neutra y con eficiencia de recursos.
  • Crear un Mercado Único Digital justo en el que los negocios puedan competir en igualdad de condiciones y en el que se respeten los derechos de los ciudadanos.
  • Mejorar el acceso a los bienes y servicios digitales por toda Europa, tanto para los consumidores como para las empresas.

En Stackscale desarrollamos productos y servicios con la seguridad, privacidad, transparencia y eficiencia siempre en mente. Además, nos sentimos orgullosos de poder decir que usamos estándares y protocolos abiertos para desarrollar nuestras soluciones de Cloud Privado. Ya que eso permite a nuestros clientes mantener un mayor control sobre su entorno IT.

Si te ha gustado, compártelo en redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email